La pelea de fondo es esencialmente política

16/05/2012
Por
Compartí este artículo

Sería fácil cerrar acuerdos por arriba si abajo todo estuviera tranquilo. Pero esa no es la situación, sino exactamente la contraria.

Mientras el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, es fogoneado para reemplazar al caído en desgracia Hugo Moyano al frente de la CGT, con el apoyo del gobierno nacional, su gremio está impedido de cerrar una paritaria, en donde aparezca como el dirigente moderado que hace bien los deberes que le exige la Presidenta Kirchner. El imposible acuerdo por cerrar un porcentaje del 18/20% choca con las demandas de las bases metalúrgicas que vienen sosteniendo luchas en distintos lugares del país, obligando a las empresas a anticipar aumentos para aquietar las aguas y poder seguir produciendo.

Sería fácil cerrar acuerdos por arriba si abajo todo estuviera tranquilo. Pero esa no es la situación, sino exactamente la contraria. En todo el territorio se generalizan los reclamos y las luchas trabajadoras por reclamos que tienen, como piso, un 35% de aumento. Que en realidad sería un porcentaje no para aumentar los salarios, sino para recuperar algo de lo que la inflación ya se ha comido de los ingresos de las familias trabajadoras. Además de la UOM, los petroleros, los trabajadores del subte (que hoy comienzan un paro por 36 horas), los de la alimentación, los del limón en la provincia de Tucumán, etc. están advirtiendo que la lucha salarial recrudece y condiciona cualquier intento de poner un techo a las negociaciones.

La pelea de fondo es esencialmente política. La burguesía monopolista tiene como objetivo achatar el salario como condición ineludible para seguir manteniendo sus niveles de ganancia y, de esa forma, seguir agravando las condiciones de vida del pueblo. Esa decisión política está siendo enfrentada por el conjunto de los trabajadores argentinos y este proceso viene acompañado por el surgimiento y la consolidación de nuevas organizaciones obreras que luchan al compás de los legítimos derechos de los trabajadores y no al ritmo que intentan imponer las corrompidas estructuras sindicales.

De esta forma, la dinámica de la lucha está marcada por la decisión y la combatividad crecientes de las bases obreras, que en ese camino siguen fortaleciendo sus organizaciones genuinas, desarmando y dejando en evidencia las componendas por arriba y el ataque de toda la burguesía, con su gobierno al frente, contra los intereses de las masas trabajadoras.

Este proceso objetivo, propio de la dinámica de la lucha de clases, se irá profundizando en la medida que se seguirá produciendo la fusión de la luchas con las ideas de la revolución. La lucha salarial, entonces, va rompiendo las barreras que intentan encorsetarlas en la institucionalidad burguesa y va encontrando un cauce en el que, a la vez que se foguean decenas de miles de trabajadores en el enfrentamiento clasista, se construyen organizaciones políticas que elevan la mirada y ponen a la clase obrera a la avanzada de un proyecto de cambio para el conjunto del pueblo.

Los de arriba quieren seguir dominando como siempre lo hicieron, pero los de abajo comienzan a dejar claro que ese cometido ya no será tan efectivo. La clase obrera y el pueblo argentinos están decididos a seguir conquistando y a defender los derechos adquiridos; en ese proceso, los trabajadores y el pueblo tenemos todo para ganar.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

.

La Comuna Nº 111 Revista teórica y política del PRT

Informe sobre la deuda de Vicentin Julio 2020

Buscar en esta página

EN TU KIOSKO

El Marxismo-Leninismo, Santucho y el PRT hoy

El Salario No es ganancia. Es pérdida.

PDF para descargar, imprimir y difundir. Descargar folleto en PDF

Volante Nacional Marzo 2020

UNA SALIDA POLÍTICA EN MANOS DEL PUEBLO

Archivos