Y EVO MORALES ENTENDIÓ

02/01/2011
Por
Compartí este artículo

Los últimos sucesos producidos por el pueblo boliviano, demuestran y explican, a todas luces, las razones del por qué estos gobiernos se disfrazan de “progresistas” y “populares”. La lucha de clases no les da margen a otra cosa, hasta la “sinceridad” se vuelve gobierno cuando las papas queman.
Cuando el gobierno de Evo Morales lanzó el tarifazo con un aumento del 83% del combustible, lo que conllevó a que se dispararan todos los precios, dio una serie de explicaciones económicas, técnicas, “de pérdida de 150 millones de dólares anuales”, y no se sabe cuántas justificaciones más, “que lo llevaron a tomar esta trágica y dolorosa decisión pero que era en beneficio del pueblo boliviano y su economía”.
Pero como es de público conocimiento, la unidad en la acción, la combatividad y la masividad de la protesta del pueblo boliviano, no sólo hizo tirar para atrás todos los números matemáticos de la medida, sino que terminó de arrinconar y condicionar la gobernabilidad de los intereses monopólicos que mandan en Bolivia.
Frases como: “He entendido perfectamente estas recomendaciones de los distintos sectores de los trabajadores”, dejan en claro el nivel de correlación de fuerzas existentes hoy en Bolivia entre los objetivos de los monopolios y el pueblo de Bolivia. No hay margen ni para la mentira, a pesar de que volverán a la carga intentando hacerle creer al pueblo que “por lo menos se lo escuchó”, “que eso es democracia”, y quién sabe cuántas tonterías más.
Lo concreto es que la lucha de clases es bien material: más fuerzas acumula un bando, más se debilita el otro.
El resto de los gobiernos “progresistas” recordarán la famosa frase: “Cuando ves las barbas cortar, pon la tuya a remojar”.

Tags: ,

.

EL COMBA Nº 1102, 9 de Agosto de 2019

EN TU KIOSKO

XVIº CONGRESO del PRT

XV° CONGRESO DEL PRT

XIV° CONGRESO DEL PRT

2010 – CONGRESO EXTRAORDINARIO DEL PRT

VIDEO TARIFAZO

El Salario No es ganancia. Es pérdida.

PDF para descargar, imprimir y difundir. Descargar folleto en PDF

Buscar en esta página