Política burguesa vs. política obrera y popular

06/08/2013
Por
Compartí este artículo

Durante más de dos meses, la burguesía sostendrá el proceso electoral hasta su culminación en el próximo octubre.

Este reciente invento, pobre y desesperado, de internas abiertas obligatorias es una herramienta creada para intentar tapar la crisis crónica del sistema y confundir al pueblo al mejor estilo de países como Estados Unidos en donde las elecciones duran meses.

En los últimos procesos electorales se implementó con el justificativo de que con él se amplía la democracia para el pueblo.

Pero el fracaso es evidente desde que se puso en marcha por primera vez. La burguesía en general y los sectores llamados “populares” o “progresistas”, que no son otra cosa que las expresiones políticas del sector más atrasado de la pequeño burguesía ilustrada, miedoso de los procesos revolucionarios, se desgañitan llamando a participar en política, a comprometerse con el país, a terminar con la vieja política, a darle oportunidad a la juventud, a formar gobiernos populares, a votar a “otros” partidos, a terminar con la corrupción…etc.

Las convocatorias no tienen límites y se formulan de muchas maneras, las fotos de los candidatos sonrientes y con cara de póker abarrotan los espacios propagandísticos, la cantinela de las radios y televisión dañan la vista y el oído…Pero nadie muerde el anzuelo. Todo el mundo sabe que los que se presentan a elecciones aspiran a los cargos para administrar y cobrar las jugosas comisiones de los negocios que, a través del Estado, realizan los monopolios en el poder.

A esta altura de la historia de nuestro país no puede hablarse de grupos organizados que pretendan cambiar las cosas intentando la vía de arribar a los cargos para, desde allí, realizar los cambios, pues es harto conocido y experimentado que ese “intento” siempre termina con la absorción de esos “nuevos” funcionarios por parte de sus mandantes, los monopolios, a quienes terminan sirviendo descaradamente. Pues para llegar allí arriba debieron recibir los favores de los grupos económicos que los ayudaron a escalar durante sus costosas y largas campañas, quienes luego “reclaman” la devolución de los favores, de la misma manera que lo hace cualquier mafioso. Ante ello, se escudan diciendo, es difícil cambiar de golpe, debemos ir paso a paso, y otras enormes mentiras.

Nadie está interesado en “participar” de esa política. El acto electoral se cumple como requisito impuesto por el Estado, pero nada más.

La participación política del pueblo está dada en su forma de hacer política. La vía que ha logrado para que sus intereses se conviertan en realidad: la movilización, la lucha, la democracia directa, la autoconvocatoria, es decir, el camino independiente de las instituciones estatales y del sistema en general. Tanto en las calles, los barrios, las escuelas, las empresas y las fábricas, parques industriales y, en general, todos los ámbitos en donde trabajan, estudian y viven las masas laboriosas argentinas.

Porque tanto la política, como la democracia (que es una expresión de la primera), responden a intereses de clase. Así como no hay política a secas, tampoco hay democracia a secas. Ningún gobierno popular tiene cabida en el Estado de propiedad de los dueños de los monopolios, la oligarquía financiera.

Actualmente en nuestro país, por un lado está la política de los monopolios, la de la oligarquía financiera, la democracia burguesa en su fase monopolista que tiende cada vez más a la reacción, a ser cada vez más restrictiva, al autoritarismo en los hechos aunque, contradictoriamente, se acompañe con un discurso “nacional y popular”.

Por el otro, y opuesta antagónicamente a la anterior, es decir, en lucha por la desaparición de aquella, está la política de la clase obrera y el pueblo, la democracia popular, la democracia directa de las asambleas y cuanta forma de organización se dan las masas para la lucha, la cual tiende cada vez más a la mayor amplitud y a la más decidida acción contra el poder dominante, aunque decadente y putrefacto. Esta fuerza es la única que puede hacer retroceder la tendencia autoritaria de la clase dominante, tal como se viene comprobando a diario, dado lo cual es la única política que puede triunfar a favor del pueblo.

El Estado llevará a cabo el requisito electoral, pero al mismo tiempo, y sin paréntesis, el pueblo profundizará su participación política en la lucha y la confrontación, lanzado a lograr sus conquistas y a la unidad nacional que se está construyendo simultáneamente a la síntesis de un proyecto revolucionario que le permita lograr una vida digna duradera y con un desarrollo a futuro.

.

El Comba N°1126 26 de Marzo 2021

Argentina: ¿UN PAÍS INDUSTRIAL?

Nuevo Boletín de Noticias!

Canal YouTube

Buscar en esta página

El Marxismo-Leninismo, Santucho y el PRT hoy

El Salario No es ganancia. Es pérdida.

PDF para descargar, imprimir y difundir. Descargar folleto en PDF

Volante Nacional Marzo 2020

UNA SALIDA POLÍTICA EN MANOS DEL PUEBLO

Archivos