Cuanto más grande es la mentira, mayor es la debilidad y el miedo

27/09/2011
Por
Compartí este artículo

Acorralada por la creciente desconfianza que las instituciones del Estado despiertan en las grandes masas populares, el convencimiento de que los intereses para quienes se gobierna son distintos y contrapuestos a los intereses del pueblo, la presidenta salió a decir que «las políticas económicas se deciden en la Casa Rosada y en el Parlamento de la Nación».

Su declaración es un certificado de pobreza política y no expresa otra cosa que la debilidad en la que está sumida toda la arquitectura política de la burguesía en el país, la cual no acierta a dar una puntada que logre engañar a obreros, trabajadores en general y pueblo que no creen en lágrimas de cocodrilo y que empecinadamente luchan, avanzan y se organizan contra las políticas que, con el fin de obtener las mayores ganancias a favor de los monopolios, los agreden diariamente.

En la historia de la pueblos, todos los gobernantes que entregaron las riquezas de las sociedades a un grupo minúsculo que se beneficia a costa del hambre y la miseria de las grandes mayorías, lo han hecho en nombre de los “intereses nacionales” o diciendo defender los intereses de los más humildes o los principios religiosos más puros.

Ningún gobernante que, a cambio de suculentos beneficios personales y de clase, ha entregado el presente y el futuro de los hombres y mujeres que construyen con sus manos las riquezas y todo lo existente en un país, ha entregado el patrimonio diciendo que venía a gobernar para los ricos, los poderosos y a exprimir al pueblo.

Aunque lo afirme en su discurso, aunque pretenda esconder su intención, aunque intente confundir, Sra. Presidenta, las decisiones de las políticas económicas y orientativas del rumbo del país opuesto al interés nacional y popular, se toman en las oficinas de los monopolios para beneficio exclusivo de los monopolios que acercan los proyectos de sus negocios a los funcionarios gubernamentales, congresistas y ejecutivos, que luego defienden con el aparato de justicia y seguridad a su servicio.

En tal caso, los parlamentos, nacional y provinciales, los ejecutivos, nacional y provinciales o municipales, y el aparato de justicia y seguridad que velan por los intereses monopolistas, no son más que extensiones de las oficinas de las empresas monopolistas y todos componen el conjunto del Estado al servicio de lo más concentrado de la burguesía que sólo es capaz de proyectar negocios inmediatos rifando, destruyendo, y oponiéndose a un verdadero proyecto nacional que sirva a los intereses del pueblo.

La única política que se decide a favor de estos intereses nacionales y populares es la que se discute, ejecuta y defiende en cada lucha obrera, de trabajadores y pueblo en general, la cual se generaliza, se profundiza en la práctica de la democracia directa y busca unificarse en la materialización de un movimiento revolucionario capaz de llevar adelante un proyecto que reivindique los intereses populares contra la ignominia de los monopolios y sus gobernantes.

Tags: , , , , , ,

.

El Comba N°1126 26 de Marzo 2021

Argentina: ¿UN PAÍS INDUSTRIAL?

Nuevo Boletín de Noticias!

Canal YouTube

Buscar en esta página

El Marxismo-Leninismo, Santucho y el PRT hoy

El Salario No es ganancia. Es pérdida.

PDF para descargar, imprimir y difundir. Descargar folleto en PDF

Volante Nacional Marzo 2020

UNA SALIDA POLÍTICA EN MANOS DEL PUEBLO

Archivos